Biografía

Francisco Brines Bañó

Francisco Brines Bañó nació el 22 de enero de 1932 en Oliva (Valencia). Los primeros recuerdos de su infancia se remontan a breves pasajes de estancias  en Marsella y San Sebastián durante la Guerra Civil, al período de estudiante en el internado del Colegio de San José de los Jesuitas de Valencia y a los veranos con su familia transcurridos en su  querida Elca.

Tras estudiar en las universidades de Deusto, Valencia y Salamanca, y licenciarse en Derecho, continuaría en la Universidad Complutense de Madrid con los estudios de Filosofía y Letras. Desde siempre su gran pasión fue la escritura, que compaginó con la docencia, siendo profesor de literatura española en la Universidad de Oxford. Alternó su actividad poética con recitales y conferencias.

Para Brines la infancia es un tiempo mítico en el que se desconoce la muerte. El Brines adulto, expulsado del paraíso de la infancia, conseguirá, a través del erotismo y de la contemplación de la naturaleza, alcanzar de lleno la vitalidad desde la fuerza de la juventud. Estas constantes que refleja su obra ponen de manifiesto que ni la misma poesía, ni el recuerdo, pueden detener el paso del tiempo.

Con su primer libro Las brasas (1959), donde se aprecia la influencia de Juan Ramón Jiménez y Antonio Machado, obtiene el Premio Adonais, que le permite convertirse en lo que siempre había soñado, ser poeta. Años después, en 1966, recibiría el Premio Nacional de la Crítica por Palabras a la oscuridad, libro que vendría a confirmar su plena instalación en el género poético; a la vez, aparecería en su obra otro poeta sustentador: Luis Cernuda.
Francisco Brines está considerado como un representante de la poesía íntima y elegíaca de la segunda generación de la posguerra, llamada de los 50 .
Entre toda su producción cabe destacar El otoño de las rosas (1986), por haber sido el libro de poemas mejor acogido por la crítica y los lectores .
Su última obra, La última costa (1996), fue elegido libro del año, recibiendo por ella el Premio Fastenrath.
En 2001 fue nombrado miembro de la Real Academia de la Lengua, ocupando el sillón X mayúscula, tomando posesión el 21 de mayo de 2006. Y en el acto inaugural del curso académico 2001-2002 de la Universidad Politécnica de Valencia fue investido Doctor Honoris Causa.

En 1988 adaptó la obra de Calderón, El alcalde de Zalamea, que, bajo la dirección de José Luis Alonso, representó la Compañía Nacional de Teatro Clásico.

Otros premios recibidos:

Premio Nacional de las Letras Españolas (1999)
Premio a la Creatividad “Ricardo Marín” (2004)
IV Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca (2007)
Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (2010)

Claudio Crespo / Joan Millet